El ajedrez y el porno, una combinación que rompería moldes

Es cierto que el que siente curiosidad por el ajedrez y lo prueba, rara vez deja de acabar siendo un forofo de este juego de estrategia, que muchos han catalogado como una verdadera batalla campal, sólo que se juega sobre un tablero; de hecho, circula una teoría sobre ello, y es que este juego se inventó para evitar que los reyes ociosos se pasaran el día pensando con quién entablar guerras, y evitar así el consecuente gasto de dinero y vidas humanas, cosa bastante preocupante. en los tiempos antiguos. Por suerte, ahora las guerras son más escasas y poco tienen que ver con las reglas que nos podamos encontrar en un tablero, porque los tiempos han cambiado mucho, aunque siempre es una buena manera de desfogar nuestras aspiraciones bélicas, si es que llegamos a tenerlas en algún momento.

El otro día un colega y yo hablábamos de esto,  y nos preguntábamos si habría alguna manera de que el pequeño porcentaje de gente que no se siente atraída hacia el ajedrez cambiara de opinión. Podría ser por múltiples razones: complicación del juego, poca memoria táctica, ningún afán de victoria o simplemente no ser aficionados a los retos de las batallas; pero seguro que había alguna manera de superarlas y hacer que, al menos, probaran con una partida de prueba. Seguro que algún aliciente se le podría añadir para que el juego les resultara atractivo; y aquella misma tarde, mientras navegaba por la web ultraporno, se me ocurrió que podía ser eso: el porno.

Eso ya se había inventado con el juego de cartas, no es que me quiera dar de original tampoco. Todo el mundo conoce la variante del póker porno, y es un éxito, porque la emoción del juego de cartas se une al desafío xxx que se elija en cada momento, generalmente el striptease. Gracias a esta unión, mucha gente se animó a jugar al póker, y muchos descubrieron que no sólo les gustaba en su versión original, sino que además eran buenos jugando y les gustaba conseguir triunfos con él. Y es que hay que probarlo todo en esta vida, está claro.

Hombre, quizá sea un poco más complicado aplicar la misma combinación al ajedrez, más que nada porque la victoria o derrota no se decide en un par de minutos, y los retos deseados ya no lo son tanto si resulta que hay que esperar horas para conseguirlos. Quizá se podría unir a ciertos movimientos, o a la caída de ciertas piezas, pero también sugeriría que el aliciente fuera bastante bueno; no recompensar con un video de viejas follando por ejemplo, que podrá tener sus seguidores pero que no serán los más (o bueno, a saber cuántos aficionados hay a ver mujeres mayores en plena acción), sino con algo más excitante y atrayente, aunque otra idea sería poner los retos y premios por adelantado, sondeando lo que los dos contrincantes (recordemos, solo son dos participantes por partida) pudieran preferir.

Y otra idea: ¿no sería así un estupendo juego erótico preliminar para parejas? Yo no lo dudo ni por un momento.